Aquest lloc web utilitza "cookies" pròpies i de tercers per oferir-te un millor servei, en navegar-hi n'acceptes l'ús. Més info x
Un pavimento totalment nuevo
con mas de 2.000 años de historia

Más de 2.000 años de historia

"Pavimento o recubrimiento de pared de época romana formado por una mezcla impermeable de cal, arena y fragmentos de cerámica, a veces con decoración de teselas". Ésta es la definición de opus signinum, una técnica que los romanos heredaron de los fenicios y que utilizaron para pavimentar calles y vías de comunicación, edificios termales, canalizaciones hidráulicas, y sobre todo para construir el pavimento de sus villas. Un material que en muchos casos se ha conservado hasta nuestros días, gracias a su extrema resistencia.

Este tipo de mortero, por sus características impermeabilizantes, fue muy utilizado sobretodo como sistema de recubrimiento de suelos y también muros, en piscinas, cisternas, canales, etc. Debido a su amplia funcionalidad, se convirtió en una de las técnicas de pavimentación más común en la antigüedad romana.

Pero fue principlamente en el interior de los edificios donde esta técnica poco a poco se fue enriqueciendo mediante la inclusión de pequeñas teselas de colores que dibujarían motivos geométricos de carácter ornamental. De esta forma, el opus signinum con decoraciones se convertiría en una técnica de pavimentación muy característica, cercana a las verdaderas obras de mosaico, y que se utilizaría al lado de las técnicas más suntuosas, como los opus sectile y tessellatum, para enriquecer las estancias y edificios de los más nobles.